¿Quien como Dios?

17 feb. 2011

Busquen primero el Reino de Dios

Antes que nada los invito a que lean el Evangelio: Mt 6, 25-34.
El evangelio del abandono a la Providencia ha sido uno de los que más me ha impactado en la vida. Es un verdadero salto de fe y por eso me atrae.

En este proceso de conversión que he vivido (y que continuo), siempre me he propuesto vivir al máximo la Divina Voluntad y creer en las palabras de Jesús; ese es uno de los problemas que tenemos: hablamos mucho de Jesús pero no le creemos.


En el aspecto económico he procurado vivir estas enseñanzas; procuro no estar muy apegado al dinero, a no preocuparme mucho por lo que vendrá en esta materia, eso sí, tratando al máximo de dar el mejor uso posible del mismo. Es todo un reto y más teniendo en cuenta que tengo 3 hijos, situación que hace que ‘el mundo’ a mi alrededor sufra por mi futuro; les incomoda que sea simplemente un empleado, que mi esposa no trabaje por dedicarse a los niños (a pesar de ser profesional) y que tenga ya 3 hijos “en este mundo tan duro que nos tocó vivir”. Les parece una locura. “¿Cómo lo haces?” preguntan casi como increpando, pero nunca tendrán la respuesta que solo se obtiene a la luz de la fe.
A veces me pregunto si será que se preocupan tanto porque me van a ayudar a pagarles la Universidad…. jeje no lo creo.

Lo que si se es que en cada etapa de este proceso y en general, de mi vida, el Señor me ha dado todo lo necesario (y más) para sostener mi familia dignamente. ¡Eso si, la ayuda no me ha llegado a la casa mientras me rasco la barriga! Obviamente me tengo que mover y esforzar, pero los medios aparecen providencialmente.

El evangelio habla de los pajaros que no siembran ¡Pero no dice que el alimento les llueve del cielo a sus nidos! Hay que salir a picotear aquí y allá.

Escribo esto porque precisamente en estos momentos paso por un apretón económico y la mano de Dios no se ha hecho esperar. Es casi milagroso; solo quien lo ha vivido me entiende.

Esto momentos te ayudan a crecer enormemente. Te sorprendes de ti mismo ya que “la necesidad es la madre de la creatividad”.

Mi invitación hoy es a que no te preocupes excesivamente por el dinero. Ocúpate de los asuntos de Dios que Él se ocupará de los tuyos.

Eso si, no te acuestes a rascarte la barriga.

2 comentarios:

  1. Dios te bendiga sobrenaturalmente!!!!

    Es cierto hablamos de Dios pero no le creemos en él y mas cuando a media quincena te quedas sin dinero.

    Yo tambien comienzo aplicando la sabiduria de la biblia en cuanto a mis finanzas, cuesta porque estoy acostumbrada a un consumismo.

    Y quisiera compartir unas reglas q me han ayudado:

    1. CONFIAR PLENAMENTE EN DIOS
    2. Diezmar
    3. Responsabilidad Financiera,si debes algo PAGA no sigas esclavizado con tu acredor; no te endeudes más y PRINCIPALMENTE NO COMPRES LO QUE NO NECESITAS

    ResponderEliminar
  2. ES VERDAD... ES DIFICIL CREERLO CUANDO NO SE HA EXPERIMENTADO YO HE VIVIDO LA PROVIDENCIA DIVINA Y AHORA CREO MUCHO MAS...PERDONAME SEÑOR POR MI POCA FE

    ResponderEliminar

La entradas serán moderadas por eso te pedimos que por favor seas muy objetivo en tus comentarios. Dios te bendiga