¿Quien como Dios?

5 dic. 2012

Semana 6: Creo en Dios

Ahora si empezamos a "desgranar" el Credo y nos vamos a maravillar al entender por fin que cada palabra que pronunciamos tiene una profundidad enorme. En las próximas semanas estaremos hablando del capitulo 1 de la sección 2 del Catecismo "Creo en Dios Padre" entre los numerales CIC 198 - 421. Así que ¡manos a la obra!

¡Creo en Dios! es la primer afirmación que hacemos, sin la cual, las demás carecerían de sentido. Hoy vivimos en un mundo que quiere romper esta base fundamental: Creer en Dios. Hoy todos quieren creer en cualquier cosa, menos en Dios. Creen en seres extraterrestres, en energías cósmicas, en teorías "científicas", en discursos retrillados de políticos, en chamanes, brujos y charlatanes, pero no quieren creer en Dios.

Este Dios sobre el cual gira toda nuestra fe se nos presenta como Único en las personas del Padre, Hijo y Espíritu Santo y no como una fuerza o energía anónima, sino como una realidad cercana y por eso tiene un nombre: YHWH "Soy el que soy"; esto nos debe recordar que "Él es" y nunca cambiará; nunca cambiará su amor y bondad para con sus hijos; nunca cambiará su misericordia ante nuestra infidelidad; nunca cambiará su Verdad ante nuestra falsedad. Él siempre quiere nuestra felicidad.

Hablamos mucho del amor de Dios, pero nunca llegamos a profundizarlo. Su amor es más grande que el de un padre o una madre hacia su hijo, que el de un esposo con su enamorada. Piensa en aquello que más amas, por lo que darías hasta tu vida, y en comparación con el Amor de Dios es nada. Por esto Juan lo decía: "Dios es Amor" 1Jn 4,8.

Pero, si creemos en Dios ¿Cómo debo responder a esto?

Con reverencia ante su grandeza y majestad, con gratitud pues todo nos viene de Él, defendiendo la dignidad del hombre hecho a Su imagen y semejanza, protegiendo la creación, obra de Sus manos y confiando ciegamente en Él pues todo lo puede. CIC 198 - 231

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La entradas serán moderadas por eso te pedimos que por favor seas muy objetivo en tus comentarios. Dios te bendiga