¿Quien como Dios?

18 ago. 2009

Creer o sentir? esa es la cuestión


Continuamente le pido a Dios que me regale más amor hacia Él. Un amor encendido; que fluya en mi el fervor y el gusto por todo lo sagrado.
Pero pensándolo mas detenidamente pienso que allí puede actuar mas mi afán por sentir que por creer.

En este mundo de impulsos sensoriales constantes, nuestro cuerpo pide incluso sensaciones con lo sagrado. 'Que se me erice la piel durante la Elevación' dirán unos, 'que sienta paz al rezar el Rosario' pensarán otros, en fin creo que todos hemos querido sentir algo con lo trascendente.


Leemos vidas de santos y vemos unos enamorados de las cosas de Dios que dice uno "Que traga!", "Que rico ser así!" pero poco nos acordamos de la aridez que estos mismo santos vivieron.
La "noche oscura del alma" no la queremos padecer. Pienso en esto y me pregunto ¿será comparable lo que a veces siento con lo que sintieron los santos? pero la respuesta es inmediata: ni de lejos!
Las pruebas de fe de los santos tuvieron que ser espantosas para que almas tan sublimes y llenas de amor a Dios sintieran alguna vez que Dios los había abandonado.

Otra cosa que me da ánimo para continuar es el mérito que tiene el seguir firme y adelante a pesar de que falten sentimientos. Es más fácil querer cuando se siente, finalmente no hay esfuerzo y se siente placer en hacerlo; el reto está en hacerlo aunque no se sienta, solo aferrado a la confianza de que es el mismo Dios que está allí sin dejarse sentir para que tu crezcas y seas más santo de lo que te puedes imaginar.

Has sentido esto alguna vez? comenta!

3 comentarios:

  1. si lo siento permanentemente.
    y te cuento que puedo percibir que no son mis "sentidos" los que me acusan de la presencia de Dios...
    ¡¡¡Es la gracia concedida por el Espíritu Santo!!!

    Somos seres ineptos para percibir por nosotros mismos semejante presencia!!!

    Un abrazo!
    Marcela

    ResponderEliminar
  2. realmente yo nunca he tenido ese "sentimiento" que hace llorar de emoción al sentir a Dios, y doy gracias a Dios porque se que en mi debilidad desviaría mi fe hacia la externalidad... Dios sabe a que almas puede dar este regalo sin que al reclamarselo de vuelta las pierda...

    ResponderEliminar
  3. si... lo he sentido muchas veces... y ps es verdad, cuan cobardes somos, ante cualquier medio sequia ya creemos qeu Dios nos dejo, o que perdimos s ugracias, pero en realidad es alli cuand omas cerca esta de nosotros, para probar nuestra fe, para hacernos crecer... para ver su calidad como por medio del fuego se prueba al oro.... realemnte es nuestra fe una fe de oro o simplemente un baño brillante? probemoslo! sigamos ahi... aunque no sintmaos nada! :D

    yesenia.

    ResponderEliminar

La entradas serán moderadas por eso te pedimos que por favor seas muy objetivo en tus comentarios. Dios te bendiga