¿Quien como Dios?

24 ago. 2009

No pierdas tu pelo

No creo que exista algún católico, incluso los que no lo son, que alguna vez no haya escuchado la historia de Sansón, aquel mechudo fuerte que por culpa de Dalila perdió toda su fuerza al dejarse cortar su cabellera.

Pues recientemente he visto el entusiasmo de varios niños al escuchar este pasaje bíblico mirando videos, incluso historietas infantiles y me entró la curiosidad de leerlo directamente de la Biblia. Muchos hemos escuchado hablar de Sansón pero pocos hemos entrado al libro de los Jueces a ver que fue lo que realmente sucedió.


No pretendo hacer un resumen ni entrar a debatir el por que del pelo o que Shampoo usaba. Quiero comentar lo que me llamó la atención de la lectura. Sansón era un enamoradizo y obviamente cayó en brazos de Dalila; lo que me asombra era el nivel de 'atontamiento' en el que lo tenía, se veía que 'chorreaba la baba' por ella, es mas no debería llamarse Sansón sino Sonso. Que cosa tan impresionante!
Si no me creen, vayan a sus Biblias y lean Jueces 16, 6-20 ... los espero ....

Bueno ya lo leyeron, Dalila le pregunta como perdería su fuerza y él inventa unos cuantos 'conjuros' jeje; hasta ahí bien. Acá empieza lo impresionante: todo lo que inventa, se lo hacen!!! que cuerdas nuevas, que secas, que si me hace trenzas con chaquiras de colores hasta que me parezca a Depredador, en fin todo lo que inventó se lo hicieron.
Qué acaso nunca se preguntó "Esta Dalila como que tiene ganas de que me casquen" ?.
Que no le pareció por lo menos medio sospechoso el asunto???
Pues no, finalmente reveló su secreto, le dejaron la cabeza en modo 'RollOn', de ñapa le sacaron los ojos y a trabajar con las bestias.

El pecado, especialmente la Lujuria nos lleva a niveles insospechados de ceguera espiritual. Esta historia se repite continuamente en nuestra sociedad cuando nos dejamos llevar por las pasiones de la carne y el enemigo se ensaña en destruir nuestra alma en nuestras propias narices y lo triste es que muchas veces lo dejamos.

Corta ya con la Lujuria! No pierdas tu pelo por favor!

4 comentarios:

  1. wow! he aprendido mucho,
    Gloria a Dios por esto que has escrito

    ResponderEliminar
  2. uff impesionante... esta historia... i es verdad muchos nos dejamos llevar por los placeres sexuales...

    ResponderEliminar
  3. como puede uno hacer para volver a ver en ese caso

    ResponderEliminar
  4. Para volver a ver se requiere de la Gracia de Dios. Esta solo se recupera con la confesión sacramental; si quieres recuperar la vista lo primero es la confesión

    ResponderEliminar

La entradas serán moderadas por eso te pedimos que por favor seas muy objetivo en tus comentarios. Dios te bendiga